Por fin lo ha logrado. Un hombre que cambió su firma por un dibujo de un pene “como una broma” ha litigado durante cinco años con las autoridades australianas para que pueda ser admitida.

Jared Hyams garabateó el dibujo subido de tono en un formulario para la Comisión Electoral de Australia a modo de broma. El joven no sabía que le implicaría una batalla legal de cinco años con diversas autoridades para aceptarlo como una firma.

El firmante, oriundo de Melbourne, se inscribió para estudiar una licenciatura en derecho, decidido a enfrentar al gobierno australiano. Jared adoptó el símbolo fálico como su firma y la utilizó para aplicar con éxito en una licencia de conducir en Victoria, una prueba oficial de tarjeta de identidad, una tarjeta de la obra social y varias tarjetas de estudiante.

Tagged with: